26 de junio de 2011

HISTORIA DE LOS BRUJOS PARRANDEROS DE LA MAR DEL SUR.


Antes, la brujería venía mucho a las islas de Chiloé.
En las islas, robaban mujeres. Las manos brujas tenían buena publicidad, se decía que los fuegos del infierno eran santo remedio, contra los hielos del invierno, y más de una dama de misa diaria, soñaba con el secuestro.
Cuando se aburrían de redimir beatas en sus aquelarres, los brujos abandonaban sus palacios de corales en los abismos de la mar. Entonces emergían de las aguas, pieles fulgurantes de sargazos, y se lanzaban a navegar en el navío fantasma.
Entre la Isla de las Gaviotas y la Tierra del Fuego, muchos pescadores habían visto ese esplendor de velas rojas rompiendo mar y desvaneciéndose en la neblina negra; y habían escuchado los ecos de la música bullanguera y las mil risas de la farra incesante que a bordo ocurría. Y más de un lugareño, juraba con los dedos en cruz, que el navío había entrado al puerto de Tren-Tren, perseguido por una bandada de pajarracos, para reparar el casco averiado en remotas correrías o que el navío andaba rodando las cercanías de las cuevas de Quicaví, donde los brujos cargaban agua de la cascada que borra el bautismo.
En aquellos tiempos, el navío fantasma era una alegría de la noche.(fragmento).



LAS PALABRAS ANDANTES.
EDUARDO GALEANO.




*fotografía: "Avistamiento"
maestros del píxel, 2009.
****************************************************************************************************
****************************************************************************************************